Llega el rebote a la renta variable española. El cierre positivo de Wall Street está detrás de las alzas del 0,4 por ciento que muestra el Ibex 35 en la apertura. El selectivo del continuo se coloca en los 14.650 puntos. Se imponen las compras a bajos precios en un día en el que se espera que el BCE mantenga los tipos de interés en el actual 4 por ciento y en el que el cambio euro-dólar se coloca en las 1,4662 unidades. La compañía de moda gallega Inditex ha sido suspendida de cotización por la CNMV antes de la apertura. Detrás está la venta de títulos representativos de un 0,98 por ciento de su capital por parte de Morgan Stanley.
Pese a los malos augurios de Goldman Sachs, que espera una recesión económica en EEUU en 2008, con caídas en el Producto Interior Bruto (PIB) durante el segundo y tercer trimestres, los inversores se decantan por las compras. Goldman Sachs considera que los males que aquejan al sector inmobiliario seguirán afectando a la economía real, al mercado laboral y a los mercados financieros y por eso rebaja su previsión para el crecimiento estadounidense en 2008 del 1,8 que estimaba anteriormente al 0,8 por ciento. Previsiones negativas que no amilanan este jueves a los inversores españoles, que parecen seguir el consejo de Merrill Lynch y UBS de sacar partido a las “rebajas bursátiles” en 2008. De momento, aprovechan los bajos precios que han dejado varias jornadas consecutivas de números rojos y toman posiciones en Inmobiliaria Colonial y en Bankinter. Bankinter sigue disparado Tanto los títulos de Colonial como los de Bankinter suman en la apertura más de un 4 por ciento. Los del banco en el día en el que aumenta su capital social en 9,01 millones de acciones, como consecuencia de la conversión anticipada de dos programas de obligaciones convertibles que repartirá entre sus empleados. De este modo, éstos pasarán a controlar el 4,88 por ciento de los títulos del banco en medio de la “batalla” entre Jaime Botín y Credit Agricole por controlar la entidad y del reconocimiento de Caja Madrid de que cuenta con un 4,87 por ciento en su capital. Pero no es el único movimiento, porque varios medios publican que el banco francés Société Generale controla algo más del 3,1 por ciento de la entidad que preside Pedro Guerrero, lo que le sitúa como el quinto mayor accionista del grupo.