Marcha atrás al pasado 8 de agosto cuando el selectivo nacional aún ansiaba conquistar el nivel de los 8.700 puntos. La banca es la única  culpable del retroceso del Ibex 35 con caídas superiores al 5% en el caso de Bankinter, Caixabank y Banco Sabadell, aunque el resto de entidades no se quedan muy atrás, incluidos los dos grandes. La prima de riesgo ha roto una tendencia a la baja que mantenía desde el pasado 29 de julio y sube hasta los 252 puntos básicos. El par euro/dólar se mantiene estable en el 1,33 al cambio. 
 
Las dos bolsas periféricas más importantes, la italiana y la española, acumulan revalorizaciones superiores al 10% en el último mes, o al menos lo hacían hasta la jornada de hoy. Es más, su avance superaba -y con mucho al resto de plazas continentales-, pero ya se sabe que disfrutan por exceso de las ganancias, pero hacen lo propio cuando vienen bandazos. Y hoy tocaba. El FTSE MIB italiano se deja más del 2,4% en la sesión habiendo perdido ya los 17.300 puntos. El selectivo español es el segundo índice que más se deja en esta sesión, hasta un 1,86% en los 8.657 puntos


Con una jornada sobre plano en Wall Street, en esta ocasión, el mercado americano no marca tendencia. Así, el Dax Xetra germano retrocede levemente hasta el nivel de los 8.370 puntos, mientras que el Cac 40, con pérdidas en su caso del punto porcentual, sabe respetar el nivel de los 4.000 enteros. 


Ibex 35
La banca es la protagonista y responsable del desplome vivido por el Ibex 35. Dentro de un selectivo en el que el porcentaje bancario es de un tercio, todas las entidades financieras se colocan del lado de las pérdidas y a la cola de la tabla. 

Y es que de los siete valores más bajistas, seis son bancos. Todos los que se encuentran dentro del Ibex 35. El Banco Sabadell es finalmente el peor parado de la sesión con una caída del 5.51% hasta los 1,93 euros por acción. Importante desplome, sin duda, que le deja muy lejos la cota de los 2 euros. José Luis García, analista de Dif Broker, ya lo avanzaba estos días en nuestra página web al asegurar que "el RSI se encuentraba en una zona bastante alta, de importante sobrecompra, con lo que era previsible un ligero retroceso hasta la zona de los 1,85 euros por acción". 

Bankinter rompe su racha anual de subidas que se cuentan por el 90% y es el segundo valor que más cede del selectivo, con un recorte del 5,21% hasta los 3,65 euros. Caixabank, por su parte, se deja un 4,98%, hasta los 3,01 euros por título. (Ver: Caixabank, la víctima de la criba bancaria)

El Banco Popular es, de entre la banca mediana, el menos perjudicado con una caída del 3,91%.

Tan sólo un valor se cuela entre las caídas de todo el sector financiero nacional y es ArcelorMittal. Hoy se deja un abultado 3,14% hasta los 10,18 euros. 

Y tanta pérdida da paso a los grandes. El Banco Santander y BBVA ponen en entredicho su capacidad de dar la sorpresa dentro del Ibex 35 tras recortar un 2,85% de una hasta los 5,65 euros y otro 2,6% de otra, en 7,45 euros por título. 

En verde cierran tan sólo dos valores, con Indra a la cabeza subiendo un 0,5% hasta los 11,97 euros por acción; así como Acerinox  sube un imperceptible 0,29%. 


Blue chips
Los restantes gigantes del selectivo cierran en números rojos. Así, Repsol es el que más cede, hasta un 2,51%, de los títulos ajenos al sector financiero. Telefónica vuelve a caer hasta los 10,78 euros con un recorte del 1,87%, mientras que Iberdrola se deja un 1,31%, en 4,23 euros. 


Mercado de deuda
Si el Ibex 35 cae con fuerza... la prima de riesgo suele llevar el paso contrario. El riesgo país ha repuntado por primera vez desde el pasado 29 de julio en una tendencia bajista que no cesaba. Hoy se coloca 5 puntos básicos por encima, hasta los 252 pb. 

Por su parte, el bono español a diez años aumenta también su rentabilidad exigida, hasta el 4,41%. 

El Tesoro Público vuelve este martes a los mercados tras el ligero parón de la primera quincena de agosto para colocar entre 3.000 y 4.000 millones de euros en letras a 6 y 12 meses. El Organismo no acude a los mercados desde el pasado 1 de agosto, cuando colocó 3.217,88 millones de euros en bonos a tres y cinco años ofreciendo a los inversores tipos de interés más bajos que en la anterior ocasión.