El Ibex 35 ya se ha definido y lo ha hecho con pérdidas. El selectivo de la bolsa española olvida la indefinición con la que ha abierto sus puertas y opta por cesiones del 0,12% hasta los 15.688 puntos. Una penalización que no se apunta Telefónica pero que sin duda tiene como protagonista al sector bancario, que se apropia de los primeros puestos de las caídas en la media sesión bursátil.
A la indefinición le sigue la concreción y a la volatilidad, una gran calma. Actitudes que se trasladan a la evolución del mercado español, que a media sesión contempla pérdidas del 0,12% en los 15.753 puntos. Una tendencia que no refleja el resto de plazas europeas y, mientras que FTSe-100 y CAC-40 superan el 0,6% de caída, el índice alemán se mueve plano en los 7.837 puntos.