El Ibex intenta aprovechar el respiro en el petróleo y la deuda para cerrar la semana en verde

Cuando falta una hora para el cierre, el IBEX 35 sube un 1,87%, en los 8.257 puntos. 

Dentro del índice, las mayores alzas eran en la media sesión para Acciona Energías Renovables, que se anota un 3,40% en los 35,26 euros, le sigue PharmaMar, con repuntes del 3,13% en los 65,82 euros e Inmobiliaria Colonial, que suma un 2,90%. 

En negativo, destacan las caídas del 18% en Indra, tras el golpe de timón en la compañía, que pasa a estar controlada por el Estado

También en rojo Banco Sabadell, que cede casi un 2% y CaixaBank, que se deja un 1,07%. 

Entre los pesos pesados del selectivo madrileño, las acciones de Inditex bajan un 0,23% y las de Iberdrola suben un 2,77%. Las acciones de Banco Santander cotizan con alzas del 0,41%. Su filial estadounidense superó ayer jueves las “pruebas de resistencia” anuales de la Reserva Federal, demostrando que tiene suficiente capital para hacer frente a una crisis económica.

Mientras, las acciones de IAG (Iberia), que siguen sin levantar cabeza este año, podrían sufrir una nueva fuente de presión, después de que el personal de British Airways en el aeropuerto londinense de Heathrow vota a favor de ir a la huelga en plena temporada veraniega, en la que se producen más desplazamientos.

En el Mercado Continuo, los inversores deberán estar hoy atentos a la cotización de Duro Felguera, después de que ayer sus títulos se desplomasen un 9,71% ante las informaciones que apuntaban que había solicitado una línea de crédito de 36 millones de euros a sus bancos acreedores y que solo dispondría de liquidez para acabar el año.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

En un comunicado remitido esta mañana a la CNMV, Duro Felguera ha reconocido que está estudiando la posibilidad de obtener “una línea de financiación adicional” para hacer frente al impacto de la guerra de Ucrania, el alza generalizada de los precios de los materiales y energía o la actual situación de conflicto entre Argelia y España.

Fuera de nuestras fronteras, el DAX alemán sube un 0,80% en los 13.017,62 puntos, el CAC 40 se anota un 1,88% hasta las 5.993,77 unidades y también subidas para el FTSE MIB, del 0,85%. Fuera del euro, el FTSE 100 repunta un 1,38% y la media europea, el EURO STOXX 50, avanza un 1,46% en los 3.486,55 puntos.

En la jornada asiática, el Nikkei 225 de Tokio ha cerrado con una subida de un 1,23%, mientras que en Wall Street los futuros apuntan a una apertura al alza después de que ya ayer los principales indicadores neoyorquinos cerrasen con números verdes.

En los mercados de materias primas, los precios del petróleo cotizan lateralmente en la mañana del viernes, con el mercado equilibrando los temores de una menor demanda por el enfriamiento de la actividad económica en EEUU con la incertidumbre sobre la oferta.

Los Futuros del petróleo Brent de referencia en Europa vuelven a las alzas a esta hora, con un repunte del 1,30% en los 111,47 dólares mientras que los del WTI suben un 1,34% en los 105,69 dólares.

En los mercados de deuda, la prima de riesgo española se sitúa por debajo de los 110 puntos básicos, con el bono español de deuda a diez años ofreciendo una rentabilidad de un 2,56%, frente al 1,47% que paga el bund alemán al mismo plazo. Al otro lado del Atlántico, el bono de referencia estadounidense a diez años ofrece un rendimiento de un 3,11%.

El euro se mantiene por encima del cruce de los 1,05 dólares por cada moneda comunitaria.

En el apartado macroeconómico, hoy los inversores han conocido los datos del PIB del primer trimestre, que creció un 0,2% en el primer trimestre, una décima menos de lo esperado, por el frenazo del consumo.

En el parqué resuenan todavía además las palabras de ayer del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, en su intervención ante el Congreso. Según defendió, el compromiso de la Reserva Federal para frenar la inflación, que se sitúa en máximos de 40 años, es “incondicional”, aunque reconoció que unos tipos de interés más altos pueden hacer subir el desempleo. El miércoles, ante el Senado, ya había reconocido que lograr el denominado aterrizaje suave sería muy difícil, abriendo por primera vez la puerta a una posible recesión.