Poco le ha durado el optimismo a la renta variable española. El Ibex 35, tras intentar testear los 10.900 puntos no ha podido con la resistencia y las ganancias se han ido deshinchando hasta cotizar por debajo de los 10.800 puntos. Tan sólo Repsol YPF es el único peso pesado que consigue cotizar al alza mientras Sacyr Vallehermoso sigue liderando los avances.


La volatilidad vuelve a imponerse también en febrero. Las órdenes compradoras que se imponían en el selectivo español a comienzos de la sesión y que intentaban volver a conquistar los 10.900 puntos, se quedan en el intento y el Ibex 35 se desinfla por debajo de los 10.800 puntos.

Los pesos pesados se tornan en negativo. Las acciones de BBVA pierden un  0,71%, los títulos de Banco Santander  se dejan un 0,36%,  Telefónica cede un 0,2% mientras Iberdrola suma un 0,31%. Repsol YPF es la única de las grandes que consigue nadar a contracorriente y sumar un 0,65%.

Sacyr Vallehermoso consigue seguir liderando los ascensos con subidas  del 2,91% después de cerrar enero como su mejor mes tras conseguir una revalorización superior al 40%. Un rally que se verá frenado según los analistas de BPI quienes rebajan su precio objetivo desde los 7,9 euros hasta los 7,2 euros pero sí mantienen su consejo de comprar.

A la cabeza de las revalorizaciones también se sitúan las acciones de OHL que gana un 1,56%, seguido por Red Eléctrica que avanza un 1,48% y Bankinter se anota un rebote del 1% mientras el tono mixto impera entre el resto de la banca mediana. Mientras Banco Sabadell es suspendido de cotización (hasta las 10:00 horas) después de que en la pasada sesión anunciara una ampliación de capital por 400 millones de euros, por su parte Banco Popular cede un 0,48%. Popular ha sido hoy centro de las recomendaciones para los analistas de Mirabaud Finanzas quienes han recortado su precio objetivo de desde 5,2 a 3,5 euros por acción, con consejo en infraponderar.