La Bolsa bajó hoy el 0,43% lastrada por la caída de la mayoría de los componentes del Ibex-35 ante la decisión de los inversores de recoger parte de los beneficios generados la semana pasada y el temor a que la bajada del crudo sea la confirmación de la desaceleración de Estados Unidos.
Por segunda sesión consecutiva, el Ibex-35 acabó en rojo tras dejarse sobre el parqué 55,4 puntos, el equivalente al 0,43%, lo que le llevó a traspasar la barrera de los 12.900 puntos y a quedarse en 12.860,50 unidades. Entre los "pesos pesados" sólo acabaron en positivo dos de las protagonistas de la semana pasada: Endesa, que ganó el 1,96% y lideró las ganancias en el selectivo, e Iberdrola, que subió el 0,14%.