El Gobierno de Dinamarca y los bancos del país han llegado a un acuerdo para hacer frente a la crisis financiera mundial y evitar quiebras a nivel nacional, además de garantizar los depósitos. La ministra de Economía danesa, Lene Esperesen, anunció esta madrugada que los bancos de Dinamarca han decidido aportar de manera voluntaria un total de 35.000 millones de coronas (unos 4.700 millones de euros) a un fondo de garantías. El estado, por su parte, se ha comprometido a garantizar de manera inmediata y sin límite los depósitos de los clientes, garantía que hasta ahora solo alcanzaba un límite de 300.000 coronas (unos 39.000 euros). A lo largo de la pasada semana varios institutos financieros regionales de Dinamarca fueron absorbidos por bancos nacionales mayores para evitar sus quiebras.