El Gobierno considera que la exposición del sistema financiero español a las turbulencias en los mercados por la crisis hipotecaria en Estados Unidos es "extremadamente reducida". Así lo ha subrayado el ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, en el informe sobre situación económica que ha presentado en el Consejo de Ministros, en el que destaca el "alto nivel de transparencia, prudencia y competencia del sector financiero español", así como de rentabilidad y provisiones.
Economía rechaza de esta forma cualquier paralelismo entre el mercado español y el de las hipotecas de alto riesgo ("subprime") estadounidense. Según el informe del vicepresidente, la economía española se encuentra "en una posición muy sólida", como demuestran los últimos datos publicados sobre contabilidad nacional, inflación y ejecución presupuestaria. En particular valora el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) en el segundo trimestre del año, que se mantiene en tasas del 4%, "muy superiores" a la media de la zona euro, así como la moderación de la demanda interna y la menor aportación negativa del sector exterior. También se incide en el buen estado de salud de las cuentas públicas, que han permitido al Estado alcanzar los 8.015 millones de superávit en lo que va de año. Estos datos, junto con "la fortaleza del empleo" y una inflación "en los niveles más bajos de la legislatura", permiten al Gobierno, según Economía, mantener las expectativas de crecimiento contenidas en el cuadro macroeconómico aprobado en julio, que calcula un aumento del PIB del 3,8% para este año. Junto con el informe sobre la situación económica, el vicepresidente segundo presentó también otro sobre el cumplimiento del objetivo de estabilidad presupuestaria en 2006, que ratifica los datos ya publicados de un superávit del 1,8% del PIB para el conjunto de las Administraciones Públicas.