El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, cree que la inflación podría haber "tocado techo" en julio, un mes antes de lo que en principio había previsto el Gobierno, debido al descenso de los precios del petróleo en las últimas semanas. Solbes ha indicado que el descenso de los precios del crudo se notará en mayor medida en el dato de inflación de agosto. El vicepresidente segundo ha reiterado su confianza en que la inflación cierre el año cerca del 4% si el petróleo "no da ninguna sorpresa". Pedro Solbes ha señalado además que la compra de Unión Fenosa por Gas Natural es "viable y razonable".
Pedro Solbes señaló, en declaraciones a RNE, que "si bajásemos de 122 dólares el barril podría mejorarse, incluso, esa previsión, pero con un petróleo en el entorno de 130 dólares la tasa podría estar por debajo del 4%". Por otro lado, Solbes ha dicho que "entrar en la dinámica" de incrementar los salarios para compensar las subidas del IPC tendrá un efecto de segunda ronda, es decir, alimentará "una tensión inflacionista" que afectará a la competitividad. RIESGOS DE EFECTOS DE SEGUNDA RONDA En este punto, Solbes se mostró partidario de referenciar las cláusulas de salvaguarda de los convenios colectivos (que adecúan los salarios a los incrementos de precios) a la inflación media del año, en lugar de a la de los últimos meses, puesto que, en su opinión, "es más justo". A juicio de Solbes, hay empresas que no pueden absorber el coste de ciertos incrementos salariales y han de plantearse el "dilema" de perder empleo o mantener los salarios. En este punto, Solbes consideró que "lo que más nos debe preocupar es la pérdida de empleo y, en ese sentido, cualquier elemento que signifique pérdida de empleo hay que sopesarlo muy seriamente", ha añadido. Además, Solbes indicó que el incremento de los salarios incide en el coste de los productos y, por tanto, en la competitividad, por lo que si España quiere mejorar su déficit por cuenta corriente, ha de ser "más eficiente" en términos de productividad. "Si somos capaces de hacer más cosas en la misma hora pues no hay problema. Si no es así, tenemos un problema de competencia salarial", ha apostillado. NI RECESIÓN NI ESTANFLACIÓN En cuanto al crecimiento económico, Solbes se ha referido a las previsiones del Banco de España sobre el segundo trimestre, que sitúan el crecimiento intertrimestral del PIB en el 0,1% y en el 1,8% en tasa interanual, y ha dicho que la economía española podría crecer menos del 1,8% este año si continúa registrando crecimientos trimestrales "tan bajos". En cualquier caso, y pese a admitir que el cuarto trimestre de este año podría plantear "alguna dificultad", Solbes ha insistido en que desde el Gobierno no se trabaja con la hipótesis de una recesión económica (dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo), aunque reconoció que "nunca se puede descartar nada". Asimismo, descartó que la economía vaya a vivir una situación de estanflación, ya que, pese a las altas tasas de IPC, no se prevé que la economía experimente crecimientos negativos. "Yo creo que podemos ser algo más optimistas", ha indicado. ¿MÁS MEDIDAS DEL GOBIERNO? Por otro lado, Solbes se ha referido al Consejo de Ministros extraordinario que se celebrará el próximo día 14 y aseguró que su finalidad será "analizar cómo están las cosas y ver si es necesario tomar medidas, de qué tipo y en qué dirección". "Yo creo que el Consejo va a tener mucho análisis y si trae consigo alguna conclusión...", ha dejado entrever el vicepresidente económico. Una vez más, Solbes se ha mostrado convencido de que "hay que recurrir a la deuda pública" en circunstancias económicas como las actuales, del mismo modo que hay que tener un comportamiento de ahorro en los años de bonanza. Así, explicó que, por un lado, se está dejando actuar a los estabilizadores automáticos, de forma que, a pesar de la "importante caída de los ingresos estatales" no se ha restringido el gasto público, y por otro, se está haciendo frente al incremento de los pagos por desempleo. "Entre unos y otros podemos irnos a cifras próximas a los 10.000 millones de euros y todo esto se está pudiendo hacer con el superávit, sin tocar prácticamente lo que se puede llamar actividad normal", ha apostillado. Con todo, Solbes ha indicado la necesidad de tomar ciertas medidas discrecionales al margen de los estabilizadores automáticos, como la devolución de 400 euros e indicó que, aunque tendrá un "impacto limitado", producirá un impulso a la economía que "se ha empezado a notar a partir del mes de julio". Lo que sí ha dejado claro es que la financiación de las empresas no depende del Gobierno, sino del sistema financiero y el Banco Central Europeo (BCE), por lo que poco puede hacer el Ejecutivo más allá de un seguimiento de la situación financiera. En este sentido, recordó que el Banco de España mantiene un diálogo permanente con bancos y cajas. EL EURÍBOR TOCA TECHO Respecto al Euríbor, Solbes ha explicado que podría haber tocado techo ya. Así, argumentó, por un lado, que los tipos de interés "podrían tener cierta estabilidad" en adelante, tras haber escalado hasta el 4,25%. En cuanto al componente del diferencial entre los tipos europeos y el tipo de referencia hipotecario, que ya ha alcanzado el punto porcentual, Solbes ha precisado que "debería irse reduciendo" a medida que se vaya "normalizando" en sistema financiero. NATURAL-UNIÓN FENOSA, UNA FUSIÓN VIABLE El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, ha asegurado que la compra de Unión Fenosa por parte de Gas Natural es una operación viable y razonable. Solbes ha señalado, en declaraciones a RNE que le parece bien que dos compañías de tipo intermedio como estas se fusionen en una empresa más grande y con un papel de jugador a nivel europeo. En cualquier caso, el vicepresidente señala que hay que respetar las decisiones de las empresas siempre y cuando ellas respeten también las reglas del juego. Asimismo, Solbes indica que puede haber un cierto solapamiento entre las dos empresas, ya que Gas Natural, que básicamente es productor de gas, tiene una cierta producción de energía, pero afirmó que habrá que ver en qué zonas se produce, una situación que deberá estudiar la Comisión Nacional de la Energía (CNE).