El grupo de trabajo sobre la industria del automóvil del Gobierno estadounidense ha decidido conceder un plazo de 60 días para que el consorcio automovilístico General Motors presente un nuevo plan en el que se contemple una "fuerte" reducción de costes, al tiempo que otorga 30 días a Chrysler para formar una alianza con el grupo italiano Fiat. En un informe, recogido por el diario 'The New York Times', la Casa Blanca considera como condiciones necesarias para la concesión de nuevas ayudas para General Motors y Chrysler la salida de Richard Wagoner al frente de Detroit, la creación de un plan de reestructuración con reducciones considerables de costes en el grupo, así como que Chrysler se alíe con Fiat.