El gigante turístico y comercial Arcandor no podrá evitar previsiblemente la suspensión de pagos después de denegarle hoy el Gobierno alemán la concesión tanto de avales del fondo de ayudas para empresas afectadas por la crisis como de créditos de ayuda inmediata. Esta mañana la comisión encargada de gestionar el citado fondo de crisis denegó avales por valor de 650 millones de euros por considerar que la empresa no cumple los requisitos para una ayuda de esa naturaleza. Tanto la Comisión Europea (CE) como el ministro de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, habían planteado ya con anterioridad sus reservas, con el argumento de que los problemas de Arcandor, que cuenta con una plantilla de más de 55.000 trabajadores, son anteriores a la crisis. Una de las condiciones imprescindibles para poder obtener ayudas del denominado Fondo para Alemania es que la empresa que las solicite haya entrado en crisis después del 1 de julio de 2008 y que pueda demostrar que en tiempos normales su situación sería buena.