Los precios de la gasolina y el gasóleo continúan su tendencia alcista impulsados por la escalada del petróleo y vuelven a registrar nuevos máximos esta semana. Según los datos del Boletín Petrolero de la UE del pasado lunes, el litro gasóleo de automoción, el carburante más demandado en España, se vendía a un precio medio de 1,198 euros, mientras que la gasolina sin plomo costaba 1,173 euros. Desde que comenzó el año la gasolina se ha encarecido el 4,86%, mientras que el gasóleo, que desde principios de marzo está más caro que la sin plomo, el incremento es del 11,42%.
A las 17.20 horas el Brent para entrega en junio, el de referencia en Europa, se vendía a 121,75 dólares por barril, tras marcar esta mañana un nuevo récord en 122,98 dólares. A pesar de la subida de los carburantes, los precios después de impuestos en España continúan por debajo de la media de la Europa de los Veintisiete y de los Quince. La súper 95 cuesta en la UE-27 una media de 1,366 euros por litro y en la UE-15 1,384 euros, mientras que el precio del gasóleo de automoción es de 1,327 y 1,312 euros, respectivamente.