Números rojos entre las plazas del Viejo Continente. Con recortes, así encara la renta variable española la última sesión de la semana en la que los inversores tendrán que digerir los mensajes sobre el sistema financiero que llegan de G-20. El Ibex 35 se deja un 0,3% hasta los 11.650 puntos con ACS y OHL al frente de los descensos y con tono mixto entre los pesos pesados. En el mercado de divisas el euro-dólar se cambia por 1,4673 unidades mientras el precio del crudo recorta posiciones, cotiza en el entorno de los 65 dólares/barril.
Europa se despierta con dolor de cabeza. Tras las dudas en los primeros compases de la sesión, los números rojos se imponen en el mercado –el Ibex 35 se deja un 0,3% hasta los 11.650 puntos -al que no parece terminar de convencerle los mensajes que llegan del otro lado del Atlántico con la reunión del G-20. El mensaje fue claro: se mantendrán los planes de estímulo económico hasta que se acredite con seguridad el fin de las turbulencias económicas. La renta variable americana tampoco cerró la sesión con ánimos –el Dow Jones bajó un 0,42%- , mismo sentimiento que se impuso entre las plazas asiáticas –el Nikkei se dejó un 2,15%-. Mientras en nuestro país, los inversores tendrán que digerir los datos de producción industrial que moderan su caída interanual en agosto, con un descenso del 5,5%. En Europa, el rojo tiñe las plazas, el Dax alemán se deja un 0,4%, el Cac 40 pierde un 0,2, el FTSE100 cae un 0,3% mientras el eurostoxx50 lo hace un 0,1%. 

Gráfico Ibex35




Dentro del selectivo español, los mayores descensos se imponen en los títulos de OHL, cae un 1,60%, seguido ACS o Acciona que se dejan un 0,91 y un 0,89% respectivamente. Caídas que se viven también en Sacyr Vallehermoso que desciende un 0,59% después de que Deutsche Bank haya elevado a 11 euros su precio objetivo. Una tendencia que contrasta con la revalorización de Ferrovial, gana más de un punto y medio porcentual, encabezando así las subidas del selectivo.

El pesimismo se impone en el sector bancario, Bankinter es el valor más penalizado, cae un 1,11%, Banco Popular pierde un 1%, Banesto cede un 0,39% mientras Banco Sabadell desciende un 0,29%. Y entre los dos grandes, sigue luciendo en color rojo, así BBVA se deja un 0,48% un día en el que escala en el ránking de asesores de adquisiciones y fusiones hasta septiembre, al participar en operaciones valoradas en 17.780 millones de euros hasta septiembre. La entidad da así un salto en el negocio tras participar en el proceso de integración de Ferrovial y su filial Cintra. Por su parte, Santander cae un 0,23%. Del resto de pesos pesados, Telefónica se deja un 0,32%, Iberdrola pierde un 0,155 mientras Repsol YPF lo hace un 0,16%. 

Dentro del mercado continuo, Tubacex encabeza los descensos, se deja un 2,72%, seguido de CAF al caer un 2,21%, Vértice 360 se deja un 1,98% mientras Lingotes lo hace un 1,80%. Un tono negativo que viven los títulos de Agbar, más de un punto porcentual después de que UBS haya recortado su consejo hasta neutral desde comprar. Del lado de los avances, FAES repunta un 5,61%, Barón de Ley suma un 3,96%, Azcoyen sube un 3,75% mientras Mecalux repunta un 3,21%. Pero la atención del mercado recae sobre Zeltia. Después de que la compañía haya anunciado su apuesta por la vía europea con su fármaco Yondelis, la CNMV suspende su cotización a la espera del veredicto sobre el Yondelis.