El refuerzo del fondo de rescate es uno de los tres pilares contra la crisis de deuda que se aprobará en la cumbre del Eurogrupo de mañana, y tiene como objetivo contener el contagio a España e Italia.

La canciller alemana, Angela Merkel, calcula que el fondo de rescate rondará el billón de euros y que la quita aplicable a los bonos soberanos de Grecia oscilará entre el 50% y el 60%, según afirmó el diputado verde Juergen Trittin, después de asistir junto con otros líderes parlamentarios a una reunión en la que Merkel les informó de los progresos de la cumbre europea del domingo.

El apalancamiento del fondo de rescate se podría llevar a cabo mediante el uso como aseguradora y la creación de un vehículo especial de inversión. "Hemos definido los modelos y puede ser incluso que los combinemos para lograr un efecto acumulativo", dijo este domingo el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

La opción de aseguradora, la favorita del BCE y de Alemania, consiste en usar el fondo de rescate para avalar parte de las nuevas emisiones de deuda de España e Italia.

La segunda opción pasaría por crear un vehículo especial con el objetivo de atraer inversiones privadas y de fondos soberanos de países emergentes como China o los países del Golfo. También se estudia que pueda contribuir el Fondo Monetario Internacional. Este instrumento tendría como mandato comprar deuda de los países con problemas.