El Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo que la recesión y la caída de la recaudación impositiva llevarán a déficits fiscales incómodamente altos en Francia y que cualquier estímulo económico adicional debería ser pequeño y temporario. El Fondo pidió una implementación decisiva de parte de París sobre una estrategia creíble para poner las finanzas públicas en terreno más firme, en el presupuesto francés para el 2010. El principal desafío fiscal de Francia sigue siendo la consolidación de sus finanzas públicas, pues las políticas actuales llevarían a una dinámica insostenible de la deuda, dijo el FMI el domingo en un comunicado tras mantener consultas económicas con el Gobierno del país europeo.