Las reservas en moneda extranjera en el Eurosistema disminuyeron en 200 millones de euros hasta los 176.500 millones a principios de octubre.
El Banco Central Europeo (BCE) justificó esta variación debido a los efectos de revalorización trimestral de las partidas del balance, así como a las operaciones de cartera y por cuenta de clientes y a las operaciones de inyección de liquidez en dólares estadounidenses.