El dólar ha entrado en una etapa alcista frente al euro, y puede situarle en 1,40 euro/dólar para la primera mitad de 2009, según Merrill Lynch. El banco de inversión estadounidense reconoce que las últimas subidas del dólar probablemente sean "exageradas", y prevé que los próximos avances de la moneda estadounidense irán produciéndose de un modo más pausado. El dólar norteamericano consiguió una fuerte alza la semana pasada. Este movimiento se da por la confluencia de varios factores: el aumento de intereses por el crecimiento económico global, la bajada de los precios de las materias primas o la apuesta del mercado por un dólar débil.
Los bajos niveles de liquidez se han añadido a la rapidez de los movimientos, lo que ha cogido al mercado por sorpresa. Merrill Lynch estima que el parón económico global será mucho más modesto de lo que el mercado supuestamente espera. Por añadidura, considera que la inflación supone un "auténtico problema" y los tipos reales continúan siendo negativos de forma predominante, sugiriendo que las tensiones inflacionistas continuarán.