El Euribor a un año, el indicador más usado en España para calcular las hipotecas, continúa al alza, circunstancia que ha provocado que su cotización diaria haya llegado hoy al 4,807% y haya superado, en la jornada previa a la reunión del BCE, una cota que no pisaba desde diciembre de 2000.
Los mercados financieros dudan sobre la decisión que mañana tomará el consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE), mientras los analistas confían en que mantenga los tipos en el 4% para analizar con más calma las repercusiones de ha podido tener la incertidumbre creada tras la crisis de las hipotecas de alto riesgo en EEUU. El Euribor a un año refleja las previsiones del mercado sobre la situación en que se encontrarán los tipos de interés en la Eurozona dentro de doce meses, por lo que, a mayor número de subidas previstas, más se incrementa este indicador. La crisis hipotecaria y la falta de liquidez en los mercados ayudó a que el Euribor sumara en agosto su vigésimo tercera subida mensual consecutiva y se situase en el 4,661%, su mayor nivel desde diciembre de 2000. En cuanto a su cotización diaria, la tendencia alcista que muestra el Euribor desde la segunda mitad de 2005 no se ha frenado en septiembre por las espectativas de que los tipos de interés "estén tocando techo". De hecho ha encadenado cuatro sesiones consecutivas al alza y ha superado el 4,8%. Según el vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, la "parte fundamental" del recorrido al alza de los tipos de interés y del Euribor, "se ha producido ya".