Las asociaciones de consumidores, los sindicatos, los partidos políticos y los analistas creen que el BCE mantendrá mañana los tipos de interés en la Eurozona en el 4%, para devolver la tranquilidad a los mercados tras la crisis provocada por las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos. No obstante, la mayoría estima que esta decisión no sentará precedente y la autoridad monetaria aplazará para los próximos meses la subida de un cuarto de punto prevista para septiembre, aunque también hay una minoría que piensa que mañana cumplirá su programa de alzas.
El vicepresidente económico, Pedro Solbes, reiteró hoy que la "parte fundamental" del recorrido al alza de los tipos de interés "se ha producido ya". Por su parte, el portavoz de Economía del PP, Miguel Arias Cañete, confió en que no haya una subida por el "bien" de las familias españolas, cuyo alto nivel de endeudamiento hace que estén más expuestas a un alza de tipos que otros ciudadanos europeas. El portavoz del PNV en el Congreso, Pedro Azpiazu, señaló que, dado que la inflación está "bastante controlada", lo más probable es que los tipos no suban para "calmar" a los mercados financieros y dar un pequeño impulso al crecimiento económico. En el mismo sentido, el secretario adjunto del grupo socialista en el Congreso, Francisco Fernández Marugán, dijo a Efe que el BCE no subirá los tipos porque su principal interés ahora es "restaurar la confianza perdida de los mercados" durante la crisis hipotecaria de Estados Unidos. Desde los sindicatos, la secretaria general de CCOO de Banca, María Jesús Paredes, el BCE debería ser sensible a los ajustes que ha provocado la crisis y las repercusiones que tendría subir los tipos ahora. El secretario ejecutivo de Empleo de UGT, Jesús Pérez, estima que "lo prudente" es mantener los tipos, ya que una subida encarecería el crédito y afectaría a la evolución del Euribor, aumentando la "presión hipotecaria" sobre las familias. Por parte de las asociaciones de consumidores, Antonio López, portavoz de la CECU, opinó que el BCE debería "dejar las cosas como están", porque lo contrario supondría una situación muy perjudicial para la economía y los ciudadanos. El presidente de Adicae, Manuel Pardos, dijo que en España hay una crisis hipotecaria "larvada", provocada por la incitación "salvaje" al endeudamiento que han practicado las entidades, y una nueva subida agravaría el ya de por sí excesivo endeudamiento de muchas familias. Jordi Padilla, analista de Atlas Capital, prevé que el BCE no subirá los tipos debido a la "excepcional" crisis vivida en los mercados de crédito y a pesar de que su presidente, Jean Claude Trichet, "no tiene ningún interés en mantenerlos desde el punto de vista macroeconómico". Recordó que aunque la política del BCE debe ir encaminada a regular la inflación y el crecimiento, también debe garantizar la credibilidad del mercado financiero, donde muchos activos padecen de inestabilidad y falta de liquidez ante la falta de confianza de los inversores. Padilla subrayó que el coste del crédito ya se ha incrementado sin que haya habido un aumento de tipos, por lo que una subida adicional añadiría presión al sistema, al tiempo que perjudicaría a las bolsas, que han remontado con la esperanza de que el BCE mantenga los tipos y la Reserva Federal de Estados Unidos los baje. El analista de Fortis Bank Diego Fernández dijo que el BCE mantendrá mañana los tipos pero dejará la puerta abierta a nuevas subidas para controlar la inflación, un incremento que previsiblemente se producirá en diciembre y que llevará el precio del dinero al 4,25% a cierre de 2007. Los expertos de Renta 4 estiman que el BCE no variará los tipos "hasta disponer de más datos respecto a la evolución de la crisis crediticia" y que una subida "sorprendería a los inversores y no sería bien recibida por las bolsas". Además, los analistas destacan que después de haber inyectado en agosto liquidez en el mercado, "chocaría un poco" que decretase una subida de tipos sin esperar a ver la evolución de la crisis, si bien reconocen que algunas de las amenazas inflacionistas siguen latentes.