El Euribor a un año, el principal indicador para fijar el tipo de interés de las hipotecas, cerró el mes de junio en el 5,361% y marcó así un máximo histórico mensual. Estos datos, que deberán ser confirmados por el Banco de España a mediados de julio, suponen para las hipotecas contratadas hace un año un incremento de cerca de 900 euros.