El Gobierno ha rebajado su previsión de crecimiento para este año en ocho décimas, hasta el 2,3%, y calcula el mismo aumento del PIB para 2009, siete décimas menos que en su estimación anterior, según la revisión del cuadro macroeconómico aprobada hoy por el Consejo de Ministros. El Ejecutivo prevé que el impacto de la crisis financiera internacional empiece a remitir en la segunda mitad de 2009, por lo que sitúa la estimación de crecimiento para 2010 en el 2,8% y eleva esta cifra hasta el 3% para 2011. Según las nuevas previsiones del Ejecutivo, el empleo crecerá en 2008 un 1,2%, un punto menos de lo calculado anteriormente, y también estima una caída de la demanda nacional, que sólo aumentará este año el 2,6%, frente al 3,5% previsto en diciembre.
En materia de empleo, el Ejecutivo prevé un aumento del 1,2% en 2008 y del 1,1% en 2009, mientras que la tasa de paro sería del 9,8% este año y del 10% el próximo ejercicio. Dentro de la demanda nacional, la caída más significativa es la de la inversión, cuyo crecimiento se modera hasta el 1,5%, frente al 3,1 estimado en diciembre, mientras que el consumo de los hogares sólo crecerá el 2,2%, seis décimas menos de lo inicialmente esperado. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha asegurado que el impulso de la economía de los trabajadores, de las familias y de las empresas en esta fase de desaceleración es una tarea que ocupa al Gobierno de forma prioritaria. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, De la Vega ha destacado que las nuevas previsiones económicas del Ejecutivo suponen un diagnóstico "riguroso y actualizado", que permitirá nuevas decisiones e iniciativas para mantener una "buena salud económica". Ésta es la primera vez que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero realiza una revisión extraordinaria del cuadro macroeconómico, que hasta el momento se revisaba en el mes de julio para confeccionar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del siguiente año, y en el mes de diciembre para presentar el Programa de Estabilidad presupuestaria.