El dólar repuntó el viernes, pero aún se encaminaba a su mayor pérdida semanal en 24 años por el temor de los inversores de que pierda su estatus como la divisa de reserva del mundo, mientras que los precios del petróleo retrocedieron luego de un repunte reciente. Los papeles del Tesoro estadounidense se mantuvieron sin variaciones en el intercambio asiático luego de que los rendimientos registraron su mayor caída en un día desde 1987 por el anuncio de la Reserva Federal de que comprará 300.000 millones de dólares en bonos a largo plazo. Las acciones asiáticas retrocedieron pero parecían encaminadas a una ganancia por segunda semana consecutiva debido a que el plan de la Fed de inyectar unos 1.150 billones de dólares al sistema financiero estadounidense mejoró la confianza en los bancos.