La divisa estadounidense desciende frente al yen, debido a la mayor seguridad de la moneda nipona, y respecto al euro, después de que las últimas cifras de confianza de los consumidores alemanes y el indicador de gestores de compra de la eurozona dieran más pruebas de que ha pasado lo peor de la crisis.  Los estrategas de divisas de UniCredit dicen que los datos económicos cederán paso a lo que pueda decir la Reserva Federal tras su reunión.  El mercado también está pendiente de los últimos datos de ventas de viviendas de segunda mano de Estados Unidos, que podrían contribuir al optimismo sobre la posible recuperación económica de Estados Unidos o bien al tono negativo que ha salpicado a los mercados financieros internacionales esta semana.