Cuatro de los seis reactores de la planta se volvieron inservibles tras tener que echar agua del mar sobre ellos para enfriarlos.

El tsunami y el terremoto del 11 de marzo provocaron daños muy graves en los generadores de los sistemas de refrigeración. El presidente de Tepco, Tsunehisa Katsumata, ha dicho hoy que no podía dar plazos; sin embargo, varios ingenieros y analistas calculan que el proceso puede tardar en torno a tres décadas. El coste rondaría el billón de yenes, unos 12 millones de dólares.

“Los reactores dañados deben ser demolidos una vez se hayan enfriado y los materiales radiactivos deben ser extraídos y almacenados” ha declarado Tomolo Murakami, investigador nuclear en el Instituto de Economía Energética de Japón. El profesor de ingeniería nuclear, Hironobu Unesaki de la Universidad de Kyoto, ha afirmado que “el proceso llevará más tiempo que los doce años necesarios para retirar el reactor de Three Mile Island en Pensilvania

“La estabilización de los reactores dañados puede llevar más de una semana” ha explicado Katsumata. Daniel Aldrich, profesor de la Universidad de Purdue en Indiana ha declarado a Bloomberg que “la falta de apoyo popular puede obligar a cerrar los seis reactores, aunque desde Tepco tratarán de recuperar dos si ven que la opinión pública no se opone”.