El déficit público correspondiente a la Administración Central se situó entre enero y agosto en el 2,8% del PIB. Supone una reducción del 11,5% respecto al mismo periodo de 2010.

En total, sumó 30.867 millones de euros, lo que equivale al 2,8% del producto interior bruto (PIB), informó hoy el Ministerio de Economía y Hacienda. Para el conjunto del ejercicio, el Gobierno prevé que el déficit del Estado Central se situará en el 4,8% del PIB. El problema se centra en las Comunidades Autónomas, cuya tasa debería ser del 1,3% del PIB y ya marcaron el 1,2% entre enero y junio.

El informe mensual de ejecución presupuestaria destaca que este resultado se debió a unos ingresos de 68.324 millones de euros frente a unos gastos de 99.191 millones.

Los ingresos tributarios, los más significativos, alcanzaron los 103.842 millones, un 2,1% más que un año antes.

En términos de caja (que anota los ingresos y pagos realizados en el momento en que se hacen efectivos), el Estado presentó un desequilibrio de 33.682 millones de euros, "sensiblemente inferior" al saldo negativo de 37.054 millones registrado en los ocho primeros meses del año pasado.