El déficit de la balanza comercial británica se situó en febrero en su nivel más bajo de los últimos cuatro años, después de que las exportaciones se recuperaran tras el severo parón sufrido en enero a causa del mal tiempo. Según las cifras difundidas hoy por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS), el déficit comercial se situó en febrero en 6.200 millones de libras (7.000 millones de euros) después de que en febrero las exportaciones aumentaran un 9,5 por ciento, hasta los 21.300 millones de libras (24.150 millones de euros).