El déficit comercial español sumó 34,9 millones de euros en los cuatro primeros meses del año, lo que supuso un 16,3% más que un año antes, como consecuencia del aumento de las importaciones de productos energéticos, según los datos difundidos por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. Este déficit fue resultado de unas exportaciones por valor de 65,4 millones de euros, el 9,9% más que de enero a abril de 2007, y unas importaciones de 100,3 millones de euros, el 12% más que un año antes.