El déficit comercial de Francia se agravó en febrero con 4.107 millones de euros, después de los 3.714 millones negativos registrados en enero, anunció hoy la Dirección General de Aduanas. Ese incremento del agujero comercial se debió al descenso de las exportaciones, que pasaron de 29.292 millones de euros en enero a 28.861 al mes siguiente, precisó en un comunicado la citada fuente. Las importaciones también disminuyeron, pero en mucha menor medida: quedaron en 32.968 millones de euros en febrero, después de los 33.006 millones en enero.
La Dirección de Aduanas destacaron una "muy ligera recuperación" de las ventas de la industria manufacturera en febrero, con un alza de las entregas de equipamiento aeronáutico y de productos petroleros refinados.

También pusieron el acento en que ese mes dejaron de caer las exportaciones de la industria automovilística.

La disminución de las exportaciones francesas durante ese mes se atribuye esencialmente a los productos metalúrgicos y metálicos, el material militar o las obras de arte.

Por destinos, retrocedieron los envíos de productos franceses en particular en dirección de América y también de otros países de la Unión Europea, al tiempo que progresaban los dirigidos a Asia y a países europeos que no pertenecen a la UE.

Por lo que se refiere a las importaciones francesas, su disminución se debe a que continuó el repliegue de las compras de productos metálicos y de equipamientos metálicos, al igual que los textiles procedentes de China.