El déficit comercial francés ha alcanzado los 5.400 millones de euros, según los datos de las autoridades galas. Estos datos están por encima de las estimaciones de los expertos que auguraban números negativos por valor de 4.500 millones.