La venta de viviendas nuevas en EEUU cayó hasta las 284.000 unidades versus las 325.000 registradas en el dato anterior. El consenso manejaba estimaciones de 305.000 casas.