El consumo de cemento se desplomó un 43,73% en los cinco primeros meses del año en comparación con el mismo periodo de 2008, hasta sumar 11,67 millones de toneladas, como consecuencia de la crisis y el parón en la construcción, informó hoy la patronal de cementeras Oficemen. Sólo en el mes de mayo la demanda de cemento cayó un 39,13%, aunque este porcentaje es inferior a la caída mensual del 52% que se anotó en enero y que constituyó la mayor de la historia de esta industria. El mercado del cemento mantiene así su senda descendente después de que ya cerrara 2008 con la mayor reducción anual de la historia (un 23,8%) y rompiera los récord de consumo registrados por el sector entre 1997 y 2007.