El consumo de cemento cayó un 19,3% en el primer trimestre del año en comparación con el mismo periodo de 2009, hasta situarse en 5,39 millones de toneladas, como consecuencia del parón en la construcción, sobre todo residencial, informó hoy la patronal cementera Oficemen.