El consorcio formado por Banco Santander, Royal Bank of Scotland Group y Fortis tiene previsto confeccionar un plan de transición para ABN Amro en el plazo de dos meses, después de que ayer el Ministerio de Finanzas neerlandés diese la luz verde a la oferta presentada por el trio por el primer banco de Holanda. Además, el consorcio tiene que conseguir la autorización del banco central holandés (DNB) para cada paso que tome para la división de ABN y ha accedido a no aplicar ningún cambio fundamental en el banco holandés hasta que no se haya aprobado el plan de transición.