El consejero delegado de Wachovia, Ken Thompson, se ha visto forzado a presentar su dimisión a petición del consejo de administración de la entidad ante "una serie de desacuerdos" que impactaron negativamente al banco. "La decisión alcanzada por el consejo no se debe a un único factor, sino a una serie de desacuerdos y contratiempos acumulados que han impactado negativamente a la entidad", ha señalado el banco en un comunicado. De este modo, el cuarto mayor banco comercial de EEUU ha anunciado que su actual presidente, Lanty Smith, ha sido designado como consejero delegado provisional, mientras que Ben Jenkins, actual vicepresidente y presidente de banca general actuará como director financiero interino.
La entidad estadounidense se vio obligada a principios de mayo a revisar sus cuentas del primer trimestre, periodo en el que perdió 708 millones de dólares (455 millones de euros), casi el doble que los 'números rojos' de 393 millones de dólares (252 millones de euros) que había anunciado con anterioridad, debido a provisiones extraordinarias de 315 millones de dólares (202 millones de euros) vinculadas con tres contratos de su cartera aseguradora.