El Parlamento alemán (Bundestag) aprobó hoy la ley que hace posible la nacionalización de instituciones bancarias durante un tiempo limitado y bajo determinadas condiciones cuando su situación financiera es crítica y el riesgo de quiebra evidente La posible expropiación de accionistas, que contempla el proyecto, ha sido calificada por los partidos de la gran coalición como un último recurso del que sólo se echará mano en caso de que todas las otras fórmulas para asumir el control de un banco en crisis hayan fracasado. Además sólo podrá aplicarse a bancos que sean relevantes para la totalidad del sistema financiero, como es el caso del Hypo Real State (HRE), institución a cuya medida se ha hecho la norma.