La rentabilidad del bono portugués se ha ido a máximos desde la creación de la moneda única y se ha situado en el 7,65%.