El gigante japonés de la electrónica Sony ha anunciado hoy un beneficio neto entre abril y junio de 35.000 millones de yenes (330 millones de dólares), un 47,4% menos que en el mismo período del año anterior, y rebajó su previsión para 2008. En el primer trimestre del año fiscal japonés, Sony tuvo ventas por 1,9 billones de yenes (18.670 millones de dólares), un 0,1% más que el año anterior, pero un beneficio por operaciones de 73.400 millones de yenes (693 millones de dólares), un 39,5% menos que en el ejercicio pasado. Las principales causas fueron los malos resultados de la empresa de móviles Sony Ericsson, cuyos beneficios cayeron un 97% en el trimestre, además de la debilidad del sector electrónico y la apreciación del yen frente al dólar, frente a los niveles de 2007. Esto pese a los avances en el segmento de los vídeojuegos de Sony, cuyas ventas crecieron un 17% y que registró un beneficio por operaciones frente a las pérdidas del mismo trimestre de 2007.