El HSBC, el mayor banco de Europa, obtuvo en los seis primeros meses de 2008 un beneficio neto atribuido de 7.722 millones de dólares (4.956 millones de euros), un 29% menos que en el mismo período de 2007, afectado por la pérdida de valor de sus activos de Estados Unidos. Los ingresos operativos totales del grupo bancario británico ascendieron a 42.912 millones de dólares (27.544 millones de euros), el 1,9% más que el año anterior, según las cuentas remitidas hoy por la compañía a la Bolsa de Londres. El HSBC realizó en el primer semestre unas provisiones totales de 10.247 millones de dólares (6.577 millones de euros) por la pérdida de valor de sus activos y por otros riesgos crediticios, un 58% más que en 2007.