British Airways, que negocia su fusión con la española Iberia, anuncia hoy una caída del beneficio neto en el primer trimestre fiscal (abril a junio) del 90,1%, hasta 27 millones de libras (34,3 millones de euros), frente a los 274 millones de libras (349 millones de euros) de igual periodo de 2007. "Nos enfrentamos al peor clima de negocios al que ha tenido que hacer frente la industria", dijo en un comunicado el consejero delegado de BA, Willie Walsh.
La combinación de unos precios sin precedentes del petróleo, la ralentización económica y la menor confianza de los consumidores han llevado a una fuerte reducción de los beneficios", señaló. El beneficio bruto de la empresa se situó en 37 millones de libras (47 millones de euros) en el trimestre hasta junio, un 87,6% menos que en el ejercicio anterior, cuando fue de 298 millones de libras (379 millones de euros). El beneficio operativo fue en ese periodo de 35 millones de libras (44,5 millones de euros), frente a los 266 millones (unos 339 millones de euros) del 2007, una caída del 86,8%. La aerolínea británica tuvo un beneficio antes de impuestos, intereses y amortizaciones (Ebitda) de 253 millones de libras (322 millones de euros), frente a los 505 millones (643 millones de euros) del mismo periodo del año anterior. British Airways tuvo una facturación en su primer trimestre fiscal de 2.259 millones de libras (2.878 millones de euros), un 2,8% más que en el ejercicio anterior, cuando obtuvo 2.197 millones (2.799 millones de euros). La empresa registró una deuda de 1.104 millones de libras (1.407 millones de euros), frente a los 1.246 millones (1.588 millones de euros) del 2007.