El gigante asegurador ha anunciado que el beneficio en el segundo trimestre cedió un 6%, su primer descenso trimestral en dos años y medio, hasta los 2.140 millones de euros. Los analistas esperaban unas ganancias algo menores, de 1.920 millones de euros. Por su parte, la facturación avanzó un 0,8%, hasta la cifra de 24.300 millones de euros.