El banco hipotecario británico Alliance & Leicester (A&L) sufrió un desplome en su beneficio de primer semestre tras anotarse pérdidas por deterioro de activos de 143 millones de libras, a lo que se sumaron unos costes de financiación de 70 millones. A&L, cuya compra por Banco Santander se espera quede completada en octubre, obtuvo un beneficio antes de impuestos de 2 millones de libras frente a los 290 millones del año anterior. A&L redujo su balance de hipotecas en 2.100 millones a 40.600 millones de libras en el primer semestre. Por su parte las operaciones de banca minorista crecieron por los mayores ingresos de hipotecas y menores costes operativos, mientras que la banca comercial tuvo crecimiento en sus franquicias de préstamos y banca de negocio.