J Sainsbury ha anunciado un incremento del 11% para su beneficio neto anual, ya que el grupo de supermercados británico atrajo con su amplia gama de productos de marca propia a compradores preocupados por los precios. El beneficio antes de impuestos y extraordinarios aumentó un 11% a 543 millones de libras en el conjunto del ejercicio, frente a 488 millones de libras un año antes. El resultado se situó en la parte alta de la banda de previsiones del mercado. Las ventas anuales sin contabilizar carburantes de las tiendas abiertas al menos un año subieron un 4,5% interanual. Las ventas totales, sin contabilizar el efecto del impuesto sobre el valor añadido, aumentaron un 6% a 18.910 millones de libras, en línea con lo previsto. La compañía dijo que está bien posicionada para seguir mostrando una buena evolución.