El Banco Central Europeo (BCE) destinó hasta el pasado 6 de agosto un total de 60.500 millones de euros a la adquisición de deuda pública de los países de la zona euro. El organismo central ha ido disminuyendo progresivamente su inversión en deuda soberana a lo largo del año.
 En concreto, el BCE inició el pasado 10 de mayo la compra de bonos gubernamentales con la adquisición de 16.500 millones de deuda pública en los mercados secundarios, cantidad que progresivamente ha ido reduciéndose cada semana, hasta registrar un mínimo aumento de apenas 9 millones en la última semana.

Así, el instituto emisor de la eurozona informó de que este martes llevará a cabo una nueva operación de drenaje de liquidez por importe de 60.500 millones de euros mediante la oferta de depósitos remunerados a un tipo máximo del 1% con vencimiento a una semana.