El Banco Central Europeo (BCE) subirá mañana los tipos de interés en 25 puntos básicos, hasta el 3,25%, pese a la bajada de la inflación en la zona euro en septiembre y al retroceso de los precios del petróleo.
Según el cálculo rápido de la oficina de estadística europea, Eurostat, la tasa de inflación interanual bajó el mes pasado hasta el 1,8%, frente al 2,3% de agosto, y cumplió así, por primera vez desde enero de 2005, con la definición de estabilidad de precios del BCE. El banco señala que un incremento anual de la tasa de inflación cercano, pero siempre inferior al 2%, garantiza la estabilidad de precios.