El Banco Central Europeo (BCE) considera que el reciente encarecimiento del petróleo es un "recordatorio a tiempo" de los potenciales riesgos inflacionistas que surgen de los precios de las materias primas, lo que confirma, como se espera, una nueva subida de los tipos de interés hasta el 4,25%. El BCE ha elevado además sus previsiones de crecimiento del PIB de la zona euro hasta el 2,7% desde el 2,5% anterior.
En este último informe, el BCE afirma que las principales presiones para la estabilidad de precios en la zona del euro están relacionadas, sobre todo, con factores internos. El banco europeo destaca que, "dado que la utilización de los recursos de la economía es alta y el empleo crece fuertemente, surgen constricciones de las capacidades que pueden dar lugar a dinámicas más fuertes de lo esperado en los salarios y los costes". Mejora previsiones