Al igual que sucediera tras la rebaja de ráting a Italia, el BCE ha vuelto a intervenir en los mercados con nuevas compras de deuda española e italiana. La prima de riesgo se relaja, después del sobresalto provocado por el recorte de calificación de S&P.
El Banco Central Europeo ha vuelto a acudir en ayuda de la deuda de las dos mayores economías periféricas. El detonante, otra vez, ha sido otra rebaja de calificación crediticia.

Operadores citados por Reuters han advertido esta mañana de nuevas compras de bonos tanto españoles como italianos, centradas en "vencimientos de 5 a 10 años".

La rebaja de ráting emitida por Standard & Poor's reactivó inicialmente las desinversiones de deuda española a diez años, de forma que la prima de riesgo llegó a rozar antes de la apertura los 320 puntos básicos.

Las ventas se fueron apaciguando, y una vez conocidas las compras del BCE, el riesgo país se relaja por debajo incluso de los 310 puntos básicos con los que concluyó la sesión de ayer.