El Banco Central Europeo y los bancos centrales de los países de la zona del euro prosiguen la compra de bonos garantizados, entre ellos los conocidos en España como cédulas hipotecarias y territoriales, de los que han adquirido 10.997 millones euros.