El Banco Central Europeo (BCE) considera que los aspectos fundamentales de la economía de la zona euro siguen siendo fuertes, pese al reciente revuelo en los mercados crediticios. En su boletín mensual de septiembre, la máxima entidad monetaria de la Eurozona indica que "los datos macroeconómicos que están llegando confirman los fuertes fundamentales de la economía de la zona euro y apoyan una perspectiva favorable a medio plazo para el crecimiento del PIB en términos reales.