El jueves fue la esperada comparecencia de Mario Draghi, el presidente del Banco Central Europeo, que tras sus declaraciones en las que anunció que se haría lo “necesario” para proteger a la Zona Euro y a sus 17 componentes, el mercado esperaba la rueda de prensa con inquietud y con la esperanza de que se anunciasen las medidas a tomar por el BCE.
Draghi contempló la posibilidad de tomar medidas extraordinarias en las próximas semanas, pero a su vez, el presidente del BCE dejó bien claro que las medidas se aplicarán bajo unas condiciones, los países implicados (España e Italia) deben pedir al fondo de rescate que compre deuda, ya sea el FEEF o al MEDE, los países deberán pedir ayuda primero a esos estamentos para que el BCE pueda actuar, Draghi ha explicado que la política monetaria no puede subsanar el vacío de la inacción de los gobiernos en aspectos de déficits comerciales, fiscales o de precios, por lo tanto las medidas se tomarán bajo la condición de que los propios países se dirijan primero a los fondos de ayuda.

Las expectativas creadas por el propio Mario Draghi la semana anterior se esfumaron con sus declaraciones, la condicionalidad en la que se basó el discurso del mandatario del BCE, no sentó nada bien a los mercados, que esperaban medidas concretas y directas por parte del estamento monetario europeo, todas las plazas de Europa se resintieron, mostrando fuertes caídas y con un desplome en el precio de los bonos españoles, la deuda soberana de España a 10 años pasó de 6,6% a superar el 7% al cierre, lo que hizo que la prima de riesgo aumentara en casi 60 p.b. La renta variable sufrió la segunda mayor caída del año, con un cierre del -5,16%.

Como parte positiva, nos podemos quedar con la fuerte postura de Draghi a la conservación del Euro, definiéndolo como “irreversible”, en lo concerniente a España Draghi señaló que “es cierto que España ha conseguido esfuerzos importantes en cuanto al ajuste fiscal, ahora es decisión suya si quiere ayuda del fondo de rescate”.

Posteriormente el presidente del BCE, mostró su preocupación por las subidas del los tipos en el tramo corto de la curva, que será precisamente sobre la que recaigan las compras de deuda.

En lo relacionado a los tipos de interés el BCE los ha mantenido sin cambios al 0,75%, y aunque Draghi ha reconocido que se contemplaba la opción de bajarlos, finalmente se decidió que no era el momento, la facilidad de depósito también se mantiene en el 0%. El Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra también ha optado por mantener los tipos de interés, en este caso al 0,5%, manteniendo sus medidas de estímulo mediante la emisión de reservas en 475.200 millones de euros para su programa de recompra de activos.


El pasado viernes el mercado se caracterizó por fuertes subidas, impulsadas en gran parte por la idea de que el rescate a España es inevitable, pasada la tormenta del jueves, el mercado sigue ganando en volatilidad con bruscos movimientos a golpe de declaración, por parte de los mandatarios implicados, aunque el rescate a España no está ultimado, el mercado lo está descontando aunque de momento con reservas. Lo cierto es que tras las declaraciones y con los ánimos como están, el mercado se resiente sobremanera ante cualquier cambio en la dirección de las declaraciones, y el hecho de que haya que pasar por los fondos de rescate no hace sino aumentar el endeudamiento en los niveles insostenibles en los que nos encontramos, haciendo que sea prioritario agilizar el proceso por parte de todos, tanto gobiernos como estamentos supranacionales.


IBEX35



Aún no hay figuras de vuelta que marquen una ruptura de tendencia a largo plazo, más allá de un débil doble suelo formado en torno a los 6000 puntos, puesto que se ha tomado demasiado tiempo para formarse, la figura no puede considerarse estrictamente de vuelta, aunque con gran presión bajista aún el corto plazo no se puede considerar del todo bajista, puesto que mientras se respete el soporte de los 6000 puntos, el sesgo no se volverá bajista a corto.


El retroceso completado hace unas semanas marcó el 38,2% del impulso empezado en febrero, al no seguir bajando y respetar el nivel de los 6000 puntos, el corto/medio plazo podría experimentar un rebote, aunque la tendencia predominante a falta de figuras es la neutral en el corto/medio plazo.

Tras las declaraciones de Draghi y la posterior reacción del mercado, que insiste en un rescate a España, el IBEX recuperó el nivel perdido descontando una decisión en forma de rescate para España. El volumen que acompañó a las dos últimas sesiones fue importante, siendo mayor en el rebote, el RSI, se encuentra en la parte media, algo sobrecomprado en torno al 54, sin señales de cambios de tendencia en lo respectivo a divergencias ni en sobrecompra.

DAX 30



Tomando como inicio del impulso alcista los mínimos marcados en 2011, el tramo bajista desde Marzo hasta Junio experimentado por el DAX se puede considerar un retroceso que llegó al 50% del impulso total, frenando antes del 61,8%, que en el índice alemán está marcando en torno a los 5900 puntos, a medio/corto plazo, se puede considerar al DAX alcista, con especial atención a la cota de los 7200 puntos, puesto que se marca como resistencia y que una vez se perfore podría alcanzar niveles importantes, en el plazo más inmediato debemos estar atentos al nivel de los 6800, puesto que tras haberlo perforado, se ha vuelto un soporte importante en el corto plazo.

El volumen de las últimas sesiones, al igual que en el selectivo español, fue importante, el RSI marca un nivel algo sobrecomprado, aunque todavía no se adentra en niveles críticos, ya que está en torno al 63,7, está bastante cerca.

Departamento macroeconómico ,Aspain 11 Asesores Financieros EAFI