El BCE sigue haciendo cierta la afirmación de su presidente, Jean Claude Trichet en la que afirmaba que hará cualquier cosa para controlar la situación de deuda.
Esta cantidad supone un importe 20 veces mayor que la semana anterior en la que el Banco sólo adquirió 113 millones.
 
La semana pasada el BCE tiró la casa por la ventana al destinar 2.313 millones de euros para adquirir deuda de los países más afectados por la crisis de deuda. Esta cantidad supone 20 veces más de lo que la entidad destinó la semana pasada, 113 millones de euros.
 
Desde el comienzo de la compra de bonos el BCE lleva gastado ya 76.500 millones de euros.